Make your own free website on Tripod.com

Grupo Literario Palabras Indiscretas

Entre la utopía y la distopía (2011)

Pagina Principal
Escritos: Acuarela de pensamientos (2009)
Escritos: Raíces (2010)
Escritos: Entre la utopía y la distopía (2011)
Espejos de papel
Publicaciones
Contacto


ENTRE LA UTOPÍA
                     Y LA DISTOPÍA

Sinópsis
Entre la utopía y la distopía supone el tercer libro del GLPI, un grupo nacido fruto de una noche de vigilia e insomnio, concebido como un proyecto de fusión cultural y de hermanamiento a través de las letras, hoy teje un mosaico multicultural que dibuja un puente entre los dos lados del charco. En Entre la utopía y la distopía, se invita al lector a descubrir el derecho a creer y hacer de creencias realidades. En este sentido, el GLPI se esmera por crear una historia que mire al futuro, reinventando el pasado si es necesario, y conjeturando hasta el infinito, en un esfuerzo por dar voz al sin voz, persiguiendo la utopía, no de un mundo mejor, sino de un mundo más justo.

entre-la-utopia-y-la-distopia.jpg

Ahora disponible en
http://palabrasindiscretas.bubok.es/
http://www.lulu.com/spotlight/PalabrasIndiscretas

Disponible en Amazon y a través de librerías a partir de enero 2011.


Los poemas encontrados a continuación son parte del fruto de la contribución de los autores que componen el "Grupo Literario Palabras Indiscretas"; y una pequeña muestra del material publicado en el tercer libro del grupo "Entre la utopía y la distopía" (2011).
---------------------------------------------------------
The Poetry found here is part of the result of the contributions of the members that constitute the "Grupo Literario Palabras Indiscretas"  and a little sample of the published material from the third group´s book "Entre la utopía y la distopía" (2011).
---------------------------------------------------------

Todos los derechos reservados/All rights reserved © GLPI ®


Muestra de escritos


Lunes  por  C. A. Campos
                              a V. A. Mora Rodríguez
            

* * * * * 

                  Lo que llega a tiempo es lo que asombra
después de cierta edad,
de lo que se debe desconfiar
 
Es el no tener que caer de bruces,
el no tener que mantener a distancia
a la oscuridad, ni al frío

Lo que asombra es lo que no te impresiona,
lo que no tiene que maravillar
para llamarnos o robarnos la atención
 
Es, y no acaso, lo que ya se tiene sin cuidado
o lo mucho que cuenta lo que no existe,
lo que no perdura.

                          * * * * *

Narcóticos  por Hazzel Yen

* * * * *

Estamos tan desnudos,

tan muertos por dentro,

que ya no tenemos miedo.

Los narcóticos nos han acariciado.

 

Permanecemos

                                                    mudos

                                                                       fríos

con un rifle entre las manos,

y toda esa basura alrededor.

 

Las gotas de nuestra demencia se abren

y germinan quimeras extrañas.

Seguiremos consumiéndonos

                                  -juntos-

Hasta que en una de estas oscuridades

por accidente nos devoremos.

           * * * * *

Dormir contigo

por María Gabriela Abeal

* * * * *

Dormir contigo es el invento,

que no reclama ser mostrado en todas partes,

tiene el ancho y la altura en equilibrio,

extensión

recomendada para amarse.

Zonas curvas,

planicies y montañas,

recrean el paisaje del deseo.

Dulcemente tus mares me dominan,

la espuma me baña tierra adentro.

El apetito te lleva a mis entrañas,

fondo rojo donde nacen los jadeos.

Inocente te alimentas de mis nubes,

del árbol eliges bien madura

la fruta que se abre a los placeres.

Plumas de fantasía

                                                   por Edy Marta Muscio

* * * * *

El cielo besa la tierra haciendo reír a las estrellas

La fatiga de la noche

apoya su cabeza en el regazo del amanecer.

 Lo denso huye…

 y lo sutil muestra un soplo de luz,

enhebrado con pinceladas.

 

Cruje la brisa,

se mece sin dejar huellas.

Los relieves y los huecos parpadean.

 

El aire aparece arropado

con olor a jazmín y lavanda.

Lágrimas de rocío acarician las flores.

Titilan luces perdidas en el laberinto del tiempo,

tiempo que da sentido al espacio.

 

Un rumor sordo se dispersa.

Se divisa a lo lejos un diapasón fantástico

que se eleva en un vuelo sublime

con vaivén de misterio,

desgranando en su recorrido, plumas de fantasía.

                           * * * * *

Enviciado silencio

                                                   por Graciela Giráldez

* * * * *

¿Cómo sorprender al silencio?...
Cuando discurre tras la ventana paralizando mis movimientos.
Cuando el humo de su dolor se desprende estallando en pedazos,
desmembrando su alma y derramando su lamento sobre mí.

¿Cómo sorprenderlo? en su extravío.
Si cuando llega, enviciado de soledad rodea mi espacio.
Vanamente, recita promesas muertas de un amor olvidado. 
Ante él quiero hablar, gritar y mi voz suena hueca retumbando en los muros de su plegaria.
              ¿Cómo sorprenderlo? en su intento…

Tal vez una utopía.
Que ataje el mutismo que vuelca su ironía.
O tal vez…  un juego de palabras,

que derrame en mi boca versos de un poema intranquilo por callar las súplicas  de un silencio aturdido, reseco y lleno de desconsuelo...
¿Atrapará al enviciado silencio mi voz inquieta?...

                                          * * * * *

Amnesia

                          por Amaury Saenz

* * * * *
Hoy el cielo es blanco, y también mis páginas.
Se me olvidó tu nombre, y no recuerdo de dónde vengo.
Se que tengo frio,  y mis manos buscan algo entre los escombros.
Quizás es la inercia de mi olfato, que me pega a ti.

Pero no recuerdo ni tu nombre,
ni tu cara,
ni tus ojos,
pero extraño tus manos sobre mi cuerpo.

Soñé y me miré yo mismo,
desde el aire,
borrando el libro de recuerdos,
con tinta blanca.
Y,
se apagó la luz que me conduce a ti.
Se borraron los caminos,
y con ellos tus huella,
solo se que huele a ti,
en mi cama.
Pero no recuerdo ni mi cara, ni mi nombre.

* * * * *

Mi tiempo no es oro

                                 por JM. Persánch

Me das asco. Eres sucio, pares la guerra,
la envidia, la cerrazón, y matas a tu madre la tierra.
No contento con eso, nos haces esclavos,
¿Qué tendrás que a todos convences?

 

-¡Que vivan los vagabundos y los vagos! 

-¡Que vivan!
-¡Que vivan!

Me das asco. No me mires a la cara…
Eres como un amante consentido, engreído,
acostumbrado a salirse siempre con la suya,
eres un significado muerto para la salud,
eres el cebo de la tentación y la falsedad,
y tu codicia no tiene cura, boca obscena,
eres el rey de la pena, porque a nadie amas.

 

¡Es más rico el que no necesita

que el que tiene!

Señor don dinero:
mi tiempo no es oro,
mi tiempo es vida, 
y mi vida,
no está en venta.

El desamor

                          por Mabel Zaves

* * * * * 

La puerta se balancea por el viento

en una estampa traída del otoño,

que la misma hojarasca amarillea

y pinta una estela en tu despertar.

 

La entrada muestra la saturación

de un final inesperado, que grita

al silencio de las profundidades

de la tarde, que se torna sombría.

 

El postigo rechina ante la brisa,

que cruza las heridas en la noche

y es huracán en el amanecer,

si la sábana interroga al espejo.

 

Puerta entrada postigo, ¿son la nieve

que se desvanece en la primavera?

                           * * * * *

¿Cómo?

                                por Mariela Barcia

* * * * *

Cómo decir,

sin decirlo...

que la luna ilumina su reflejo

más las olas desdibujan su fulgor

...que la aurora, simulacro de tus ojos,

no conciben igualar su resplandor.

 

Que la brisa, despeinando mi figura

acontece la tormenta por llegar,

no contempla este sismo peligroso

que fractura la corteza de mi afán.

 

Más la vida...

prisionera de los actos

va a mi vera susurrando mi moción,

un susurro que ensordece hasta el silencio,

un susurro que avasalla la razón.

 

Cómo decir,

sin decirlo

los utópicos misterios del adiós...

la sonrisa que pronuncia mil palabras

mil palabras que se esconden en mi voz.